CÓMO EVITAR LAS ARRUGAS

GIMNASIA FACIAL – FRENTE AL ESPEJO

Lo prometido chic@s. No necesitaremos material extra, tan sólo tu disposición y disponibilidad. Te garantizo que una vez lo hayas realizado la primera vez, luego se volverá una rutina que tu piel y tu cuerpo lo agradecerá con el tiempo.

Existen más de 50 músculos entre la cara y el cuello, son los responsables de nuestra expresión y apenas les dedicamos tiempo. Las cremas son los tratamientos antiaging por excelencia, pero con la ayuda de unos ejercicios, tan sólo dos vez a la semana, ayudaremos a reducir la flacidez, volumen y aliviar esa sensación de pergamino en la cara.

Para mayores beneficios, os aconsejo realizarlos por las mañanas, después de la ducha y una vez hayamos aplicado nuestras cremas de cara, contorno de ojos e hidrataremos también los labios. Empecemos:

Papada: Abriremos la boca al máximo y movemos la mandíbula inferior hacia fuera y hacia dentro en forma repetida.

Frente: Colocamos el dedo sobre la ceja, sin despegar y moverla de arriba abajo repetidas veces.

Cuello y labios: Pronunciamos la letra X de forma exagerada, apretando los músculos fuertemente. Luego pronunciaremos las vocales A, E, I, O, U, de forma también exagerada. Repetiremos unas diez veces.

Bolsas en los ojos: Se trata de poner los dedos en las sienes apretando los ojos muy fuertes durante unos segundos. Repetir unas diez veces.

Ahora bien, extenderé un poco los ejercicios hacia los músculos esternocleidomastoideo y trapecio. Sencillamente porque es la parte de nuestro cuerpo que más se carga, debido al stress o malas posturas frente al ordenador.

De pie, rodillas un poco flojas, relajamos los brazos. Barbilla tocando casi el pecho, apretando fuertemente y relajamos (hacedlo tres a cinco veces), levantamos la cabeza a posición normal y luego movemos la cabeza hacia atrás, haciendo presión (tres a cinco veces). Repetimos el ciclo unas tres veces.

Luego lo haremos hacia los lados, movemos cabeza a izquierda, intentando levantar y bajamos (tres veces), luego repetimos lo mismo hacia la derecha.

Ahora, giramos la cabeza hacia la izquierda sobre el mismo eje, sin bajarla, lo que más podamos (estilo «la niña del exorcista), volvemos a posición normal y luego giramos hacia la derecha, realizando el mismo movimiento.

Luego, empezando con la barbilla hacia abajo, de forma muy relajada, empezaremos a girar la cabeza en círculos, volviendo a la posición normal y repetir unas 3 veces y luego lo haremos hacia la forma contraria; es decir primero giramos a derecha y luego giramos a izquierda. Aquellas personas que nunca han realizado estos ejercicios deberán hacerlo muy despacio, notarán como suenan los huesos, como decimos coloquialmente, oxidados.

Buscad un lugar tranquilo, sin ruidos de fondo o sencillamente concentrándose en los ejercicios.

Espero que os haya gustado. Os deseo buena salud y belleza, que se consigue con una alimentación balanceada y una pequeña rutina de ejercicios sin necesidad de machacarte en el gimnasio.